Previo al ingreso al mercado del auto totalmente eléctrico, las empresas de la industria automotriz promueven sus versiones híbridas como un porcentaje de su producción total, con las que compiten sin arriesgar y preparan al consumidor.

El año pasado la venta de vehículos eléctricos representó el 2.1% del mercado de Estados Unidos, con 360 mil 800 unidades híbridas y eléctricas puras, la mayoría del fabricante Tesla. Aunque es probable que el porcentaje siga creciendo, se estima será en forma lenta y constante, no repentino y bruscamente.

Es por eso que las armadoras no han entrado de lleno a la producción de eléctricos, y experimentan aún con los híbridos. Por ejemplo, Honda Motor Co. detendrá en agosto la producción del segundo turno en la línea de ensamblaje de su complejo de Marysville, Ohio, para fabricar vehículos eléctricos.

Sus movimientos en la planta los justifica, de acuerdo con la información en su portal, por considerar que “a corto y largo plazo la idea correcta es tomar un descanso en el segundo turno para que podamos hacer una revisión y prepararnos para el futuro”.

Actualmente Honda tiene en el mercado híbridos como Clarity, que se ofrece como enchufable, con batería eléctrica o celda de combustible, así como el Accord y el Insight.

El objetivo es que para 2030 dos tercios de su producción corporativa global se electrificará de alguna forma, pero no tiene previsto dejar la producción del auto de combustión, aún cuando la empresa ya se está preparando para la competencia en la nueva tecnología, y las ventas de los sedan cayeron.

Los vehículos electrificados de Honda se proyectan desde un híbrido suave hasta un modelo completamente eléctrico, y no como un cambio drástico en la producción.
Honda destaca que aún resulta incierto el tipo de tecnología que funcionará en el mercado, por lo que mantiene en producción las tres versiones avanzadas existentes: de hidrógeno, solo batería, híbrido enchufable y normal.

Una línea similar llevan otras armadoras, de adoptar las nuevas tecnologías en forma lenta. Tal es el caso de Toyota, que empezará en diciembre a comercializar su anunciado rediseño del crossover Highlander, modelo 2020, en versión híbrido, apostando a que la versión actual fue la más vendida el año pasado, solo atrás del Ford Explorer.

El segmento de crossover se encuentra entre los más rentables para los fabricantes de automóviles, por lo que seguirán apostando a ese sector pero diversificando sus versiones, sumando híbridos, antes de dar el salto a la tecnología de la electrificación total.

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingresa un comentario
Por favor ingresa tu nombre